Por diferentes causas como pueden ser la caries, la enfermedad periodontal, un traumatismo etc. un porcentaje muy elevado de la población a lo largo de su vida pierde alguno de sus dientes definitivos.

Dejar esta ausencia dental sin tratamiento tiene graves consecuencias tanto para la salud dental como para la salud general del paciente que muchas veces se desconocen. En este post, queremos contarte cuáles son las consecuencias de este problema, así que, si quieres conocerlas, ¡sigue leyendo!

1. ¿QUÉ OCURRE SI ME FALTA UN DIENTE?

Dejar una ausencia dental sin tratar es una de las cosas que conlleva peores consecuencias para nuestra boca, ya que genera una reacción en cadena o efecto dominó en nuestra boca.

La peor consecuencia de que nos falte un diente es sin duda la reabsorción que sufrirá el hueso. El hueso de la mandíbula tiene como función principal la de sostener los dientes. Cuando nos falta un diente, el hueso, al no tener función, se atrofia. Esta pérdida ósea también puede afectar a los dientes adyacentes y con el tiempo acabar perdiendo más dientes.

Además, hay otras consecuencias negativas:

  • Los dientes cercanos se mueven para ocupar el espacio del diente perdido y quedan en mala posición.
  • Nuestra limpieza empeora porque los dientes no están correctamente alineados y no podemos cepillarlos con normalidad.
  • Aparecen otras enfermedades como la caries o la enfermedad periodontal. Por lo tanto, necesitaremos más tratamientos dentales.
  • Puede haber una alteración estética al verse el hueco que deja el diente perdido o la malposición del resto de los dientes.
  • Nuestra mordida queda descompensada y el lado contrario, al ser el único por el que podemos comer, se fuerza en exceso. Esto ocasiona el desgaste de estos dientes.
  • No tener todos nuestros dientes puede generar dificultades en la deglución de los alimentos y a la larga, ocasionarnos problemas de salud general importantes.

2. ¿QUÉ PUEDO HACER SI ME FALTA UN DIENTE?

En primer lugar, ante la pérdida de un diente es importante visitar a un dentista especialista para valorar cada caso de una manera individualizada.

En general, existen tres opciones para poder reemplazar un diente perdido:

  • Prótesis removible: se trata de un aparato de quita y pon que tapará la ausencia dental. No es una opción recomendable ya que nuestro hueso seguirá sin tener función y por lo tanto no frenará su atrofia. Además, este tipo de aparatos no son muy cómodos ni estéticos.
  • Puente fijo sobre dientes: en algunos casos es posible solucionar el problema de la ausencia dental mediante un puente. Se trata de una prótesis fija hecha a medida que se sostiene de otros dientes que aún estén sanos en la boca. Tampoco es la opción recomendada porque implica tener que tratar dientes sanos que nos servirán de apoyo.
  • Prótesis sobre implantes: es la técnica más recomendada por ser la opción menos invasiva, ya que no implica tener que tratar otro diente. Además, el implante sustituye la raíz del diente y, por lo tanto, devuelve la función al hueso deteniendo así su deterioro.

3. ¿QUÉ SON LOS IMPLANTES?

Los implantes dentales son tornillos de titanio altamente biocompatibles que sustituyen la raíz del diente perdido. Estos tornillos se colocan en el hueso mediante una intervención quirúrgica menor que es mínimamente invasiva.

Tras un periodo de cicatrización y una vez ya estén integrados en el hueso, se coloca sobre el implante una prótesis totalmente fija que sustituirá al diente perdido recuperando así tanto la función como la estética.

Las ventajas principales de los implantes son las siguientes:

  • Tratamiento mínimamente invasivo, sin tener que tratar ningún diente sano.
  • Comodidad, se trata de una prótesis totalmente fija que no se moverá y te permitirá comer cualquier alimento.
  • Seguridad, el material es altamente biocompatible, lo que prácticamente imposibilita desarrollar una alergia o intolerancia.
  • Mantenimiento del hueso, evita el deterioro y la pérdida del hueso mandibular al devolverle la función de sostén.
  • Sensación masticatoria prácticamente igual a la de un diente natural.
  • Estética, ya que un implante es lo más parecido que existe a un diente.
  • Durabilidad, puesto que es un tratamiento estable a largo plazo, que con el adecuado mantenimiento puede durar toda la vida.

4. ¿DÓNDE ME HAGO EL TRATAMIENTO?

A pesar de ser un tratamiento mínimamente invasivo, es conveniente que busques el sitio más adecuado para hacerlo. Para ello, se deberían tener en cuenta algunos aspectos importantes como pueden ser:

  • Experiencia y formación del doctor: no todos los dentistas están especializados en implantología. Asegúrate que el doctor que va a realizar tu tratamiento de implantes tenga la mayor titulación en la materia, en este caso el título de máster universitario en cirugía oral e implantología.
  • Clínica multidisciplinar: es importante que la clínica donde vayas a realizarte el tratamiento de implantes cuente con todas las especialidades odontológicas, ya que puedes necesitar algún otro tratamiento complementario.
  • Radiología 3D: hoy en día para la colocación de un implante dental se recomienda utilizar la radiología en tres dimensiones, ya que es la única manera de poder analizar bien el hueso donde se colocará el implante.

Smalium Clínica Dental es un centro odontológico de especialidades con una metodología de trabajo que prioriza el diagnóstico personalizado de cada caso. Además, cuenta con la última tecnología y aparatología como el CBCT o radiografía en 3D, la posibilidad de realizar la cirugía bajo sedación consciente con un anestesista y totalmente guiada por ordenador.

Si necesitas ampliar la información respecto al tratamiento de implantes dentales ya sabes que en nuestra clínica dental en Cerdanyola del Vallès podamos ayudarte con todo lo que necesites. ¡Contacta con nosotros y estaremos encantados de atenderte!