Tener el hábito diario de cepillarse los dientes después de las comidas o, como mínimo, tres veces al día es de vital importancia para mantener nuestros dientes limpios y un correcto estado de salud bucodental. No obstante, este hábito no es suficiente como única medida de higiene en nuestra boca.

Cada cierto tiempo, además de nuestro cepillado dental diario, es necesario también acudir al dentista a realizar una limpieza dental profesional.

1. LA LIMPIEZA DENTAL PROFESIONAL

Cuando queda suciedad o restos de comida sobre nuestros dientes se forma lo que conocemos como placa bacteriana. Estos restos son blandos y se pueden limpiar con el cepillo de dientes.

Sin embargo, con el paso de las horas, estos restos de comida se endurecen al estar en contacto con la saliva, y la placa bacteriana se transforma en sarro o cálculo. El sarro no es blando y por lo tanto no puede ser eliminado con el cepillo de dientes. La única manera de poder eliminarlo de nuestros dientes es mediante una limpieza dental profesional.

La limpieza dental consta de los siguientes pasos:

  • En primer lugar, se elimina el sarro que hay acumulado mediante un instrumento ultrasónico. Este procedimiento se conoce como tartrectomía.
  • Se utiliza hilo o seda dental para comprobar que no quedan restos entre los dientes.
  • Se eliminan las manchas o tinciones que puedan presentar los dientes mediante el uso de un aeropulidor. Es un instrumento que aplica aire a presión con un producto específico a base de bicarbonato.
  • Se realiza un pulido de todas las superficies dentales con un cepillo y una pasta específica para dejar los dientes lisos.
  • Se realiza un enjuague con un antiséptico para eliminar los restos bacterianos.
  • Se proporcionan unos consejos o instrucciones al paciente sobre como debe ser su higiene oral diaria, así como unas recomendaciones de los productos específicos que debe utilizar.

2. ¿CON QUÉ FRECUENCIA HAY QUE HACER LA LIMPIEZA?

Por lo general, la limpieza dental se recomienda una vez al año. No obstante, es difícil de estandarizar, pues cada persona tiene unas necesidades diferentes.

Para poder determinar con que frecuencia se necesita hacer la limpieza dental es esencial que se realice un diagnóstico personalizado de tu caso, pues hay personas que tienen mayor tendencia que otras a generar y acumular sarro y pueden necesitar la limpieza con mayor frecuencia de lo habitual.

Es importante que, además de la exploración por un dentista especializado, también se lleve a cabo una ortopantomografía, que es una radiografía de toda la boca para observar el estado de los dientes y de los tejidos que los rodean.

3. ¿POR QUÉ ACUMULO SARRO?

A pesar de tener una adecuada higiene oral diaria, todos acumulamos sarro de manera fisiológica. Por la posición de nuestros dientes, hay sitios en nuestra boca donde no es posible limpiarse correctamente con nuestro cepillo de dientes por lo que inevitablemente la suciedad y las bacterias se acaban acumulando.

Además, hay una serie de factores que también contribuyen a una mayor acumulación de sarro o cálculo en nuestra boca:

  • Factores genéticos: estamos predispuestos genéticamente a tener un tipo u otro de bacterias.
  • Hábitos de cepillado: ser constantes con nuestra higiene oral diaria es el principal factor que nos permitirá no tener sarro acumulado.
  • Técnica de cepillado: podemos tener el hábito de cepillarnos, pero no hacerlo correctamente y, por lo tanto, no tener el resultado esperado.
  • Malposición de los dientes: si nuestros dientes están apiñados, se forman recovecos donde es muy complicado limpiarnos bien y, por este motivo, el sarro se acumulará en estas zonas con mayor facilidad.
  • Dieta y hábitos: hay ciertos alimentos o hábitos que harán que los dientes se tiñan o ensucien con mayor facilidad como el café, el vino tinto, el tabaco…

4. ¿LOS NIÑOS DEBEN HACERSE LA LIMPIEZA?

Tal y como comprobamos entre los pacientes que acuden a nuestra clínica dental en Cerdanyola del Vallès, es común que los adultos tengan por rutina acudir una vez al año al dentista para hacer una revisión anual y la limpieza. Por el contrario, este hábito no suele estar tan extendido en los niños.

De la misma manera que se recomienda periódicamente hacer una limpieza profesional a los adultos, es igual o más importante hacerlo también en niños, ya que, normalmente, tienen más dificultades para cepillarse los dientes correctamente.

La limpieza dental infantil además suele incluir también una fluorización para prevenir y proteger frente a la aparición de caries.

5. ¿QUÉ PUDE OCURRIR SI NO ME HAGO LA LIMPIEZA?

La limpieza dental anual se considera el mantenimiento mínimo en cuanto a salud oral se refiere. Si no se realiza el mantenimiento, la aparición de otros problemas mayores no serán detectados a tiempo, pudiendo aparecer la enfermedad periodontal o piorrea.

Si el sarro no se elimina periódicamente, este se va acumulando también por dentro de nuestras encías y puede llegar a destruir el hueso que tenemos dando soporte a los dientes.

Si ocurre esto, una limpieza ya no será suficiente. Deberemos hacer un tratamiento periodontal completo mediante curetajes o raspados. El curetaje es un tratamiento más complejo que requiere de mayor tiempo, de más visitas al dentista y también de mayor inversión económica.

En casos extremos, si el hueso que soporta los dientes se pierde por completo, los dientes empezarán a moverse, pudiendo infectarse o incluso caerse.

6. BENEFICIOS DE LA LIMPIEZA DENTAL

El principal beneficio que nos puede aportar una limpieza dental es dejar nuestra boca libre de placa bacteriana, sarro y bacterias. Asimismo, hay otros beneficios que podremos conseguir:

  • Limpieza y desinfección de toda nuestra cavidad bucal, no únicamente de los dientes.
  • Desinflamación de las encías y detención del sangrado gingival espontáneo o durante el cepillado.
  • Evitar el mal aliento y el mal sabor en nuestra boca.
  • Mejora la estética de nuestros dientes al eliminar las manchas y tinciones, y también de nuestras encías al eliminar la inflamación.
  • Prevención de otras enfermedades bucodentales como la caries o la enfermedad periodontal.
  • Control rutinario de nuestro estado de salud dental para poder detectar la aparición de otros problemas en sus fases iniciales.
  • Mejora de la salud general, ya que hay muchas enfermedades relacionadas con el estado de nuestras encías.

Si necesitas realizarte una limpieza dental o bien ampliar la información al respecto, contacta con nosotros y estaremos encantados de atenderte en Clínica Dental Smalium.